Procurador en córdoba
Consulta On-line
CONTACTE CON NOSOTROS

¿Te han acusado pero no conoces tus derechos?

En Procurador Córdoba deseamos informarle de los derechos y garantías procesales que debe conocer ante cualquier acusación formal.

El quizas más importante de todos es el derecho de defesa que se recoge en el artículo 24.2 de la Constitución Española. En esta proclamación se establece una prohibición reconocida en el art. 24.1 sin que en ningún caso pueda producirse indefensión.

Pero ¿qué es dejar a uno indefenso? Para que tenga relevancia la indefensión jurídico procesal deben darse unos requisitos: debe haber una infracción de norma procesal, que haya habido una privación o limitación de una oportunidad de defensa como por ejemplo poder haber alegado pero no me dejaron. Que esta privación de la limitación de defensa no sea imputable a quien la sufre. Hay que probar el grado diligencia de las partes.
Que la privación o limitación no haya sido sanada y que esta indefensión tenga relevancia en el fallo.

El segundo punto es conocer la acusación formulada, derecho reconocido en el artículo 17 de la Consitución.
En la fase de instrucción este derecho versa sobre el hecho punible, las circunstancias que concurren y que puedan modificar la responsabilidad y reconocer los derechos que le asisten.
En el juicio oral este derecho supone que debe haber una acusación formal, expresada a través de escrito de calificación, se comunica la acusación formulada y que el culpable se pueda defender.

El derecho a no declarar contra sí y no confesarse culpable recogido en los artículos 17.3 y 24 de la Constitución. No basta que lo proclame la CE sino que es algo que obliga a ilustrar sobre el derecho a no confesarse culpable y no declarar contra sí. Se le debe informar de los derechos.

Toda persona tiene derecho a la presunción de inocencia, a no confesarse culpable (art. 24.2 CE), éste principio se contempla en varios aspectos:
Es un criterio estructural de la justicia penal, por ello se condena al sospechoso solamente cuando se ha probado su culpabilidad. Es necesario partir en principio de que todo ciudadano no es culpable. El acusador debe preocuparse por ello de llevar las pruebas de carga. Esto es así por política legislativa, es preferible que haya un culpable libre que un inocente en la cárcel.

INFORMACIÓN Y PRESUPUESTO ON-LINE